3 nuevas formas de mantener la competitividad de su empresa

En un mundo arropado por los vientos de la globalización y la imposición de nuevas tendencias, las empresas
no pueden darse el lujo de quedarse atrás en la aplicación de tecnologías que apalanquen su nivel de eficiencia
y productividad. En este sentido, es fundamental que las organizaciones implementen diversas estrategias
enmarcadas en la consecución de nuevos objetivos bajo un entorno de desarrollo tecnológico.

Como la tendencia tecnológica ha cambiado la historia.

 

El ser humano es la única especie en el planeta capaz de modificar su propia historia gracias a la ciencia, la
innovación y el desarrollo tecnológico. Sin embargo, comprender la esencia misma de la tecnología y cómo esta
influye en nuestro destino, no es una tarea fácil, ya que sus efectos van mucho más allá del simple
entendimiento de cómo funciona una tecnología en particular.

Bajo este precepto, es claro suponer que las tendencia tecnológicas poseen un efecto directo en aspectos muy
diversos de una sociedad, como por ejemplo, el político, cultural, económico, productivo e industrial.

Si retrotraemos la mirada, y observamos algunos eventos históricos, podemos entender el efecto significativo
que las nuevas tendencias tecnológicas han tenido en la humanidad. Un claro ejemplo de este fenómeno lo
podemos apreciar en el desarrollo de la computadora, y es que para nadie es un secreto que el mundo tal y
como lo conocemos hoy en día sería imposible si no existiese este importante avance tecnológico.

Al igual que la anterior, existen cientos de ejemplos de cómo la tecnología modifica el curso de la historia, y
entre ellos podemos destacar el internet, la telefonía móvil, el sistema de posicionamiento global, el cómputo en
la nube, las redes sociales, el desarrollo de big data, las redes Wifi, la fotografía digital, el correo electrónico, los
microprocesadores, entre otros.

La inteligencia artificial y el futuro del trabajo: cómo impactará los procesos para hacerlos más eficientes.

 

La sociedad moderna es testigo de una fusión tecnológica que, en algunos momentos, no logra distinguir los aspectos biológico, físico y digital, ocurriendo eventos a una velocidad alucinante, y que muchas veces no permite su total asimilación.

Bajo este contexto, la inteligencia artificial definida como la capacidad que tiene una máquina para ejecutar
acciones que requieren del típico razonamiento humano, es sinónimo de las nuevas tendencias tecnológicas
que se impondrán con fuerza en el desarrollo productivo de las empresas y organizaciones.

Cuando analizamos el funcionamiento de la inteligencia artificial, queda clara la fusión tecnológica a la cual
hacíamos referencia. De hecho, la IA representa un salto cuántico en el desarrollo tecnológico a nivel mundial,
con claras repercusiones en todos los aspectos de la sociedad.

La inteligencia artificial tiene la capacidad de resolver un sin número de problemas relacionados con la
predicción de comportamientos en los sistemas productivos, la optimización de los procesos de logística, el
análisis de las restricciones en una organización, la toma de decisiones en situaciones críticas y en la creación
de asistentes virtuales que ayuden a solucionar problemas específicos.

De esta forma, las empresas que asuman el camino de la IA como parte de sus políticas de innovación
tecnológica, tendrán una clara ventaja competitiva que permeará en el desarrollo productivo de las mismas.
Computación de alto rendimiento: los beneficios de la computación en la nube.

La computación de alto rendimiento es una realidad organizacional que aumenta exponencialmente la forma
como una empresa desarrolla sus procesos internos, ya que la misma permite realizar cálculos y procesamiento
de datos a velocidades muy altas.

En este sentido, los científicos e investigadores saben que los datos representan la materia fundamental para
edificar nuevas teorías e innovar, de esta forma la computación de alto rendimiento les garantiza un manejo
superior de estos datos y con ello logran maximizar todos sus procesos.

Ahora bien, dentro de la computación de alto rendimiento ha surgido una nueva tendencia tecnológica que se
circunscribe, a lo que se ha denominado, “la Nube”, y que básicamente consiste en la ejecución de cómputos a
grandes velocidades, con amplitud y profundidad, utilizando programas de simulación y hardware especializado.

De esta forma, la nube se erige como un nuevo paradigma que permite reducir el gasto en el desarrollo de
infraestructura, aumentar la velocidad de procesamiento de los datos, incrementar el nivel de seguridad de la
información, afianzar el trabajo digital colaborativo, aumentar la movilidad laboral, controlar la documentación de
una forma mucho más eficiente y eliminar las típicas barreras relacionadas con el espacio y el tiempo.

Big Data y las fábricas de software: como las nuevas fábricas procesarán código e información para generar valor.

 

La Big Data es el proceso de cálculo, análisis e interpretación de datos a gran escala, con la finalidad de obtener
información que sea de utilidad para un determinado proceso.

En este sentido, la Big Data utiliza sistemas muy complejos que permiten establecer relaciones y dependencias
entre diferentes elementos de un conjunto con la finalidad de predecir resultados y comportamientos futuros. De
esta forma, las empresas que implementen la Big Data dentro de sus estructuras organizacionales, tendrán una
clara superioridad sobre sus competidoras.

Bajo este contexto, las empresas que deseen incrementar su valor, deberán enfocar su mirada a la Big Data y
las fábricas de software, ya que gracias a ella, podrán recopilar, clasificar, gestionar y analizar todos los datos
relacionados con su modelo de negocio, ya sean estos estructurados, no estructurados o una combinación de
ambos.

De esta manera, la Big Data se encamina en la búsqueda de soluciones oportunas que den respuesta a
problemas relacionados con el análisis en tiempo real de los datos, tales como, gestión de inventarios,
monitoreo de procesos, aumento de los niveles de producción, optimización de los equipos de trabajo, gestión
organizacional y aumento de la seguridad.

Conclusión: Retos con las 3 tendencias tecnológicas.

 

Las nuevas tendencias tecnológicas enmarcadas en la inteligencia artificial, el cómputo de alto rendimiento y la
big data, representan un reto y una oportunidad para todas aquellas empresas que deseen establecer nuevos
paradigmas organizacionales, configurando una revolución digital que ha llegado para engendrar cambios
significativos en las estructuras empresariales.

Sin lugar a dudas, estas nuevas tecnologías se impondrán con fuerza en la gestión empresarial, representando
un cambio significativo en la forma de abordar los procesos internos de las empresas, industrias y
organizaciones a nivel global.